Qué es el estrés

¿Saber el significado de estrés me ayudará a solucionar mi estrés?

Generalmente usamos la palabra "estrés" cuando sentimos que todo parece haberse vuelto demasiado - estamos sobrecargados y nos preguntamos si realmente podemos hacer frente a las presiones que se ejercen sobre nosotros.

Qué es el estrés

Todo lo que plantea un desafío o una amenaza para nuestro bienestar es un estrés. Algunos tipos de tensiones pueden ser buenos para ti - sin ningún tipo de estrés en ningún momento de la vida, muchos dicen que nuestra vida sería aburrida y probablemente te sentirías inútil. Sin embargo, cuando el estrés es tanto que debilita nuestra salud mental y física, significa que es malo y dañino. En este texto nos centraremos en el estrés que es malo para ti.

Diferencia entre estrés y factor de estrés

Un factor de estrés es un agente o estímulo que causa el estrés. El estrés es la sensación que tenemos cuando estamos bajo presión, mientras que los factores de estrés son las cosas a las que respondemos en nuestro entorno. Ejemplos de factores de estrés son los ruidos, las personas desagradables, un automóvil o incluso salir en una primera cita. Por lo general (pero no siempre) son las situaciones más estresantes que experimentamos y más estresantes que sentimos.

Luchar o huir del estrés

La forma en que respondemos a un reto también puede ser un tipo de estrés. Parte de la respuesta a un desafío es fisiológico y afecta a nuestro estado físico. Cuando nos enfrentamos a un reto o una amenaza, el cuerpo activa los recursos para protegernos - ya sea para alejarse lo más rápido posible, o luchar.

Si te encuentras en tu casa y comienza un terremoto, la rápida respuesta de tu cuerpo será salvarte a ti y tu familia lo antes posible. Si necesitas salvar la vida de alguien durante el terremoto, levantando un peso pesado que ha caído sobre alguien, necesitarás que los componentes en tu cuerpo se activen y te den esa "fuerza extra" - ese empujón extra.

Nuestra respuesta de lucha o huida depende que cómo el sistema nervioso simpático de nuestro cuerpo reacciona a un evento estresante. Nuestro cuerpo produce grandes cantidades de cortisol, productos químicos, la adrenalina y la noradrenalina, que desencadenan una mayor tasa cardíaca, elevan la preparación muscular, la sudoración y el estado de alerta - todos estos factores ayudan a protegernos a nosotros mismos en una situación peligrosa o difícil.

Las funciones corporales no esenciales disminuyen, como el aparato digestivo y el sistema inmunológico cuando estamos en modo de respuesta de lucha o huida. Todos los recursos se pueden concentrar en la rápida respiración, la circulación sanguínea, el estado de alerta y el uso de los músculos.

Qué significa estrés

Cuando estamos estresados ​​sucede lo siguiente:

  • La presión arterial se eleva
  • La respiración se acelera
  • El aparato digestivo se ralentiza
  • La frecuencia cardíaca (pulso) se eleva
  • El sistema inmunitario disminuye
  • Los músculos se tensan
  • No dormimos (mayor estado de alerta)

La mayoría de las personas tenemos diferentes interpretaciones de lo que es el estrés y de lo qué importa. Algunos de nosotros nos centramos en lo que nos sucede, como conseguir un ascenso, mientras que otros piensan más sobre el evento en sí. Lo que realmente importa son nuestros pensamientos acerca de las situaciones en las que nos encontramos.

Estamos continuamente dimensionando situaciones que se nos presentan en la vida. Evaluamos cada situación, decidimos si algo es una amenaza, ¿cómo podemos lidiar con él y cuáles son los recursos que podemos utilizar?. Si llegamos a la conclusión de que los recursos necesarios para abordar con eficacia una situación se encuentran más allá de lo que tenemos disponible, se dice que esa situación es estresante - y reaccionamos con una respuesta de estrés clásica. Por otro lado, si decidimos que nuestros recursos y habilidades disponibles son más que suficientes para hacer frente a una situación, no se ve tan estresante para nosotros.

Nuestra respuesta al estrés afecta a nuestra salud:

  • No todos interpretamos cada situación de la misma manera.
  • Debido a esto, no llamamos a los mismos recursos para cada situación.
  • No todos tenemos los mismos recursos y habilidades.

Algunas situaciones, todo y no ser negativas, pueden ser percibidas como estresantes. Esto se debe a que pensamos que no estamos completamente preparados para hacer frente de manera efectiva. Algunos ejemplos son: tener un bebé y mudarse a una casa más agradable, etc. Tener un bebé suele ser una cosa maravillosa, por lo puedes estar pensando en mudarte a una casa más bonita. Pero, mudarse es una fuente bien conocida de estrés.

Es importante saber que lo que importa, más que el evento en sí, son generalmente nuestros pensamientos sobre el evento cuando estamos tratando de manejar el estrés. La manera cómo ves que ese evento te estresa es el mayor factor que influye en tu salud física y mental. Tu interpretación de los acontecimientos y desafíos en la vida puede decidir si son vigorizantes o perjudiciales para ti.

Una respuesta negativa persistente a los desafíos con el tiempo tendrá un efecto negativo en tu salud y felicidad. Los expertos dicen que las personas que tienden a percibir las cosas negativamente necesitan entenderse a sí mismos y sus reacciones antes el estrés para provocar situaciones mejores. De este modo, pueden aprender a manejar el estrés con más éxito.

La percepción del estrés afecta el riesgo de ataque al corazón - las personas que creen que su estrés está afectando a su salud de una manera grande tienen el doble de probabilidades de tener un ataque al corazón después de diez años más, de acuerdo con los investigadores de la Universidad de Western Ontario.

El primer autor, el Dr. Hermann Nabi, cree que los médicos deben tener en cuenta las percepciones subjetivas de la tensión de sus pacientes en el momento de decidir sobre el tratamiento.

En otro estudio realizado en la Universidad Estatal de Pennsylvania, los investigadores encontraron que el estrés no es el problema, sino cómo reaccionamos a los factores estresantes. Al parecer, el cómo los pacientes reaccionan al estrés es un predictor de la salud de una década después, con independencia de su salud actual y los factores de estrés.

El investigador principal, el profesor David Almeida dijo: "Por ejemplo, si tienes un montón de trabajo que hacer hoy y realmente estás de mal humor a causa de ello, entonces eres más propenso a sufrir consecuencias negativas para la salud de 10 años que alguien que también tiene un mucho trabajo que hacer hoy, pero no deja que eso le moleste".

El estrés psicológico puede desempeñar un papel en la agresividad del cáncer de mama - en el año 2011, los científicos de la Universidad de Illinois en Chicago explicaron que el estrés puede estar relacionado con la agresividad del cáncer entre las poblaciones minoritarias.

El investigador principal, Garth H. Rauscher, Ph.D., dijo: "Encontramos que después del diagnóstico, las pacientes con cáncer de mama negras e hispanas reportaron mayores niveles de estrés que las blancas, y que el estrés se asoció con la agresividad del tumor."

¿Demasiado nivel de estrés?

¿Crees que tu nivel de estrés es demasiado? Debido a que la tensión puede causar daños extensos, es importante conocer tu propio límite. Pero hasta qué punto el estrés es "demasiado" es diferente según la persona. Algunas personas lidian con los golpes, mientras que otras se desmoronan ante el menor obstáculo o frustración. Algunas personas incluso parecen prosperar en la emoción y el desafío de un estilo de vida de alto estrés.

Tu capacidad de tolerar el estrés depende de muchos factores, incluyendo la calidad de tus relaciones, tu visión general de la vida, la inteligencia emocional y la genética.

Cosas que influyen en tu nivel de tolerancia al estrés:

  • Red de apoyo - una fuerte red de apoyo de amigos y familiares es una enorme barrera contra los factores estresantes de la vida. Por otro lado, si estás solo y aislado, tienes mayor vulnerabilidad al estrés.
  • Sentido de control - si tienes confianza en ti mismo y tu capacidad para influir en los acontecimientos y perseverar a través de los desafíos, es más fácil tomar con calma el estrés. Las personas que son vulnerables al estrés tienden a sentir que las cosas están fuera de su control.
  • Actitud y perspectiva - la gente resistente al estrés tiene una actitud optimista. Tienden a aceptar los desafíos, tienen un fuerte sentido del humor, aceptan que el cambio es parte de la vida, y creen en un poder o propósito más elevado.
  • Capacidad para hacer frente a las emociones - Si eres muy vulnerable al estrés, si no sabes cómo calmar la situación y calmarte a ti mismo cuando te sientes triste, enojado o asustado. La capacidad de llevar las emociones en equilibrio ayuda a recuperarse de la adversidad.
  • Conocimiento y preparación - Cuánto más se sabe acerca de una situación estresante, incluyendo cuánto tiempo va a durar y qué esperar, más fácil será hacer frente. Por ejemplo, si vas a la cirugía con una imagen realista de lo que puedes esperar después de la operación, una dolorosa recuperación será menos traumática que si estabas esperando recuperarte inmediatamente.

Tengo el estrés bajo control, o el estrés me está controlando

  • Cuando me siento agitado, ¿sé cómo calmarme rápidamente?
  • ¿Puedo fácilmente soltar mi ira?
  • ¿Puedo convertir a los demás en el trabajo que me ayude a tranquilizarse y sentirse mejor?
  • Cuando llego a casa por la noche, ¿tengo la sensación de cruzar la puerta alerta o relajado?
  • ¿Estoy rara vez distraído o de mal humor?
  • ¿Soy capaz de reconocer los trastornos que otros parecen estar experimentando?
  • ¿Me dirijo fácilmente a mis amigos o miembros de la familia calmarme con su influencia?
  • Cuando mi energía es baja, ¿no sé cómo potenciarla?