Consecuencias de la ansiedad

La ansiedad es una emoción humana natural y normal. Todo el mundo experimenta ansiedad y la ha experimentado en algún momento de su vida, ya sea en mayor o menor grado. Sin embargo, si se padece en mayor grados, como por ejemplo, un trastorno de estrés postraumático, lo más probable es experimentar niveles muy altos de ansiedad, lo que hace que haya consecuencias impredecibles ya que la personas se puede sentir fuera de control. Los altos niveles de ansiedad pueden interferir en gran medida con la vida cotidiaba. En particular, los altos niveles de ansiedad pueden dar lugar a una amplia gama de problemas, tales como la preocupación, las dificultades para dormir y el uso (o abuso) de sustancias.

Consecuencias de la ansiedad

Consecuencias biológicas de la ansiedad

La ansiedad activa el sistema nervioso autónomo y puede expresarse a través de una serie de síntomas corporales fisiológicos (generalmente desagradables), incluyendo:

  • Ataques de pánico
  • Pulso rápido
  • Palpitaciones
  • Respiración superficial
  • Dificultad para respirar
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Sudoración
  • Ahogo
  • Dolor de cabeza
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Tensión
  • Espasmos musculares incontrolables
  • Temblores
  • Sensación de desmayo
  • Hormigueo en manos, brazos o piernas
  • Opresión en la garganta
  • Boca seca
  • Problemas con el habla
  • Miedo de morir
  • Miedo a volverse loco y pérdica de control

La ansiedad es a menudo asociada con sensaciones corporales incómodas, tales como aumento del ritmo cardíaco, tensión muscular, sudoración, pensamiento acelerado, falta de aliento y visión de túnel. De hecho, la ansiedad y el miedo son a menudo vistos como emociones negativas. Sin embargo, a pesar de que la ansiedad y el miedo pueden ser desagradables o incómodos, que no son negativos. En realidad sirven para un propósito muy importante, y sería muy difícil vivir la vida sin estas emociones.

Como reducir la ansiedad

Conductas de evitación

La ansiedad intensa que se produce entre las personas con algún tipo de trastorno como podría ser el estrés postraumático a menudo resulta ser una serie de conductas de evitación. Por ejemplo, las personas con estrés postraumático pueden evitar a las personas o lugares que les recuerdan el trauma, ya que éstos los hacen sentir inseguros y ansiosos. También pueden tomar medidas para evitar la ansiedad por completo mediante la participación en las estrategias de afrontamiento poco saludables, como el consumo de sustancias (drogas).

Uso de sustancias debido a la ansiedad

Es común que las personas con trastorno de estrés desarrollen problemas de abuso de sustancias, incluyendo el abuso de alcohol, drogas y tabaquismo (generalmente solo ocurre en casos extremos como es el caso de personas con estrés posttraumático). Como resultado, las personas con TEPT pueden buscar maneras de automedicarse su ansiedad. Las sustancias pueden funcionar muy bien para reducir el malestar a corto plazo. Sin embargo, a largo plazo, los síntomas se pueden intensificar y pueden aparecer otros problemas (por ejemplo, problemas con la salud, las relaciones, o en el trabajo).

Problemas para dormir

La experiencia de la ansiedad frecuente e intensa también puede interferir en gran medida con el sueño. Sentirse constantemente en guardia, tenso y nervioso puede interferir con la capacidad para conciliar el sueño o permanecer dormido. Las personas con ansiedad también pueden ser más sensibles a los sonidos mientras están dormidos, y como resultado, es más probable que se despierten incluso en respuesta a los sonidos de menor importancia. Además, algunas personas pueden incluso notar que el sueño les provoca ansiedad, ya sea debido a un temor de que se produzcan pesadillas o a quedarse dormido y sentir que se pierde el control.

Preocupación constante e incontrolable

La preocupación es una consecuencia común de la ansiedad. Preocuparse implica pensar en posibles problemas en el futuro, inquietudes o resultados. A menudo toma la forma del pensamiento de que pasaría si... y por lo general esta pregunta viene acompañada de ansiedad. Todo el mundo experimenta preocupación de vez en cuando, sin embargo, algunas personas pueden experimentar una preocupación muy grave hasta el punto de que la preocupación se produce constantemente y durante todo el día, por lo que llega a ser incontrolable.

Maneras saludables de controlar la ansiedad

Aunque la ansiedad puede dar lugar a una amplia variedad de problemas, hay cosas que se pueden hacer para manejar la ansiedad de una manera saludable. Estas estrategias son bastante fáciles de usar y se pueden incorporar fácilmente en la vida diaria. Te aconsejamos leer nuestros artículos sobre cómo reducir el estrés así como el de técnicas de relajación, son una gran ayuda para esos momentos en los que no somos capaces de controlar la ansiedad.