Estrés

Efectos del estrés y qué hacer al respecto

La vida moderna está llena de problemas, plazos, frustraciones y demandas. Para muchas personas, el estrés es tan común que se ha convertido en una forma de vida. El estrés no siempre es malo. En pequeñas dosis, puede ayudarte a realizar más rápido tu trabajo bajo presión y motivarte a hacerlo lo mejor posible. Pero cuando estás constantemente funcionando en modo de emergencia, tu mente y tu cuerpo pagan el precio. Puedes protegerte mediante el reconocimiento de los signos y síntomas del estrés y tomar medidas para reducir sus efectos nocivos.

Estrés

Reconocer el estrés

¿Saber el significado de estrés me ayudará a solucionar mi estrés?

La sensibilización y conocimiento de tu tipo de estrés es el primer paso para comenzar el proceso de cambio. Sabiendo que hay diferentes tipos de estrés y localizar cuál te está afectando a ti, realmente puede ayudarte a reducir el estrés. Ya no tendrás que preocuparte por todos los tipos de estrés - sólo pedir la ayuda adecuada para aliviar tu tipo.

El estrés me ayuda a concentrarme. ¿Por qué iba yo a querer cambiarlo?

Tal vez no es necesario cambiarlo. Pero, si estás buscando en esta página, quizás puede significar que hay una parte de ti que piensa que tu estrés, ansiedad o preocupación puede ser mayor de lo que quisiera. Trata de visualizar tu vida si no tuvieras tanto estrés, ansiedad ni preocupación. ¿Es posible que pudieras ser más feliz y tener más éxito?

¿Cuál es la diferencia entre el estrés, la ansiedad y la preocupación?

Esas tres palabras se usan indistintamente cuando hablamos de estrés debido a un montón de diferentes razones las personas, las utilizan de diferentes maneras. La "preocupación" de una persona es para otra un sentimiento de "estrés". Muchas "preocupaciones" pueden derivar en "ansiedad".

Algunos de los síntomas del estrés son:

Sentimientos Pensamientos Síntomas físicos Comportamientos
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Miedo
  • Melancolía
  • Vergüenza
  • Asustadizo
  • Deprimido
  • Hostil/Enfado
  • Frustrado
  • Autocrítica
  • Dificultad para concentrarse
  • Dificultad en la toma de decisiones
  • Olvido
  • Desorganización mental
  • Preocupación por el futuro (¿y si…?)
  • Pensamientos repetitivos
  • El miedo al fracaso
  • Músculos tensos
  • manos frías o sudorosas
  • Dolores de cabeza
  • Tensión posterior del cuello
  • Hombros tensos
  • Perturbación del sueño
  • Malestar estomacal
  • Más resfriados e infecciones
  • Fatiga
  • Respiración rápida
  • Palpitación del corazón
  • Temblores
  • Sequedad en la boca
  • Ojos adoloridos o cansados
  • Dolor en el pecho o corazón
  • Piel grasa , acné
  • Mariposas en el estómago
  • Tartamudez
  • Otras dificultades de habla
  • Llanto
  • Actuar impulsivamente
  • Risa nerviosa
  • Morder a los demás
  • Rechinar los dientes
  • Apretar la mandíbula
  • Fumar más
  • Alcohol o drogas
  • Ser propenso a sufrir más accidentes
  • Aumento del apetito
  • Disminución del apetito
  • Micción frecuente