Estrés oxidativo

El estrés oxidativo se define como un desequilibrio persistente entre los antioxidantes y pro-oxidantes en favor de este último, lo que a menudo, genera daños celulares irreversibles.

Estrés oxidativo

La cadena respiratoria mitocondrial desempeña un papel clave en la generación de pro-oxidantes, especialmente las llamadas especies reactivas de oxígeno (ROS), que incluyen en particular los radicales libres como el anión superóxido y el radical hidroxilo OH. Cuando las ROS se producen en cantidad excesiva, surgen efectos perjudiciales debido a que inducen la apoptosis en las células sanas o activan varios genes codificados para las citocinas proinflamatorias o proteínas de adhesión. Además, su naturaleza inestable hace que sean particularmente reactivos y capaces de infligir daño celular importante al causar roturas y mutación en el ADN, mediante la inactivación de proteínas y enzimas, mediante la oxidación de azúcares, y mediante la inducción de la peroxidación de lípidos entre los ácidos grasos poliinsaturados de las lipoproteínas o de la membrana de la célula.

En situaciones fisiológicas normales, las especies reactivas de oxígeno se producen constantemente en nuestro organismo, donde incluso juegan varios papeles fisiológicos, y su producción está regulada por una defensa antioxidante eficiente (vitaminas, oligoelementos, proteínas y enzimas) para prevenir el daño celular excesivo.

La vida moderna sin embargo nos pone frente a la contaminación, la exposición prolongada a la luz solar, el consumo de alcohol y medicamentos, actividad física desequilibrada, el tabaco y las dietas oxidantes deficientes, todas las situaciones que conducen a un debilitamiento de las defensas antioxidantes y también pueden causar daño celular. Nuestro sistema de defensa antioxidante también se debilita con el envejecimiento.

Varios grandes estudios epidemiológicos han demostrado que los bajos niveles circulantes de antioxidantes y oligoelementos están estrechamente relacionados con una mayor incidencia de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y en general todas las enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Por otra parte los estudios epidemiológicos y experimentales también mostraron que la suplementación complementaria de vitaminas antioxidantes o selenio en pacientes con deficiencias de antioxidantes puede disminuir la incidencia de enfermedades cardiovasculares, varios tipos de cáncer y la arteriosclerosis.

Un diagnóstico regular del equilibrio entre oxidantes y antioxidantes es una herramienta clave para lograr una óptima expresión de nuestro potencial físico y mental durante toda la vida.

Qué es el estrés oxidativo

Cómo combatir el estrés oxidativo

Aunque necesitamos oxígeno para vivir, las altas concentraciones del mismo son en realidad corrosivas y tóxicas. Obtenemos energía por la quema de combustible con oxígeno - es decir, mediante la combinación de los alimentos digeridos con el oxígeno del aire que respiramos. Este es un proceso metabólico controlado que, por desgracia, también genera subproductos peligrosos. Estos incluyen los radicales libres - átomos o moléculas electrónicamente inestables capaces de estropear los electrones de cualquier otra molécula que se reúnen en un esfuerzo para lograr la estabilidad. A su paso se crean moléculas más inestables que luego atacan a sus vecinos en reacciones de dominó en cadena similares.

Cuando una cadena de radicales libres se esfuma, puede haber arrancado a través de componentes vitales de las células como un tornado, causando extensos daños, similares a los causados por la radiación ionizante.

El estrés oxidativo es el peso total instalado en los organismos por la constante producción de radicales libres en el curso normal del metabolismo más cualquier otra presion que el medio ambiente pone en juego (radiación natural y artificial, las toxinas en el aire, los alimentos y el agua, las fuentes y varias actividades de oxidación, como el humo del tabaco).

Nuestros cuerpos no están indefensos frente a estos ataques. Tenemos defensas contra el estrés oxidativo en forma de barreras físicas para contener los radicales libres en sus sitios de producción dentro de las células, enzimas que neutralizan las formas peligrosamente reactivas de oxígeno, sustancias en nuestra dieta (como la vitamina C y la vitamina E) que pueden "apagar" los radicales libres donando electrones y cortando las reacciones en cadena al principio de su curso, reparando los mecanismos para cuidar el daño oxidativo al ADN, las proteínas y las membranas, y las respuestas de estrés complejos que incluyen el suicidio celular programado si el daño es demasiado grande.

Un buen ejemplo se puede hacer a la idea de que la salud depende de un equilibrio entre el estrés oxidativo y defensas antioxidantes. El envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad reflejan la incapacidad de las defensas antioxidantes para combatir el estrés oxidativo en el tiempo. La buena noticia es que con fuertes defensas antioxidantes, una larga vida sin enfermedades debería ser posible.