Estrés postraumático

El trastorno de estrés postraumático es un trastorno de ansiedad caracterizado por revivir una situación psicológicamente traumática, mucho después de que haya pasado el peligro físico que conlleva, a través de flashbacks y pesadillas.

Estrés postraumático

Las situaciones difíciles son parte de la vida. Todos tenemos que hacer frente a circunstancias difíciles, como el duelo o conflicto en nuestras relaciones personales y profesionales, y aprender a seguir adelante. Pero a veces las personas experimentan un evento que es tan inesperado y tan demoledor que sigue teniendo un grave efecto sobre ellos, aunque haya pasado ya el peligro físico de la situación. Las personas con este tipo de experiencias pueden sufrir flashbacks y pesadillas, en las que reviven la situación que les causó ese gran temor y horror. Pueden llegar a quedarse emocionalmente entumecidas. Cuando esta condición persiste durante más de un mes, se diagnostica el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es una entre varias enfermedades conocidas como trastornos de ansiedad. Este tipo de trastorno médico afecta a aproximadamente 1 de cada 10 personas. Se encuentran entre los más comunes de los problemas de salud mental.

Los niños y adultos pueden desarrollar TEPT. El trastorno puede llegar a ser tan grave que la persona puede llegar a tener dificultades para llevar una vida normal. Afortunadamente, existen tratamientos para ayudar a las personas con trastorno de estrés postraumático a llevar sus vidas de nuevo en equilibrio.

Causas del estrés postraumático

El trastorno de estrés postraumático surge a causa de un evento psicológico traumático que implica una muerte real o una amenaza o lesiones graves a uno mismo o a otros. Tales factores desencadenantes son llamados factores de estrés, ya que pueden ser experimentados solo o en un grupo de gran tamaño.

Los ataques personales violentos como la violación o el atraco, accidentes de coche o avión, combate militar, los accidentes industriales y desastres naturales son los factores de estrés que han causado que la gente sufra de estrés postraumático. En algunos casos, ver a otra persona herida o muerta, o saber que un amigo cercano o miembro de la familia está en grave peligro ha provocado la aparición de síntomas del trastorno de estrés postraumático.

Síntomas y signos del estrés postraumático

Los síntomas del trastorno de estrés postraumático por lo general comienzan en un lapso de 3 meses desde el suceso traumático, aunque pueden surgir muchos años después. La duración del trastorno de estrés postraumático y la fuerza de los síntomas varían. Para algunas personas, la recuperación puede lograrse en 6 meses, mientras que para otros, puede tomar mucho más tiempo.

Trastorno de estrés postraumático

Hay tres categorías de síntomas:

  • La primera consiste en volver a experimentar el evento. Esta es la principal característica del trastorno de estrés postraumático y puede ocurrir de diferentes maneras. Por lo general la persona tiene gran alcance, recuerdos recurrentes del evento, o pesadillas recurrentes o escenas retrospectivas en las que reviven su experiencia angustiosa. El aniversario del hecho causante, o situaciones que les recuerdan de él, también puede causar gran incomodidad.
  • La evitación y el embotamiento emocional son la segunda categoría de los síntomas. El primero ocurre cuando las personas con trastorno de estrés postraumático evitan encontrarse con situaciones que pueden recordarles el trauma. El embotamiento emocional general comienza muy pronto después del evento. Una persona con trastorno de estrés postraumático puede abandonar a los amigos y la familia, perder interés en actividades con las que antes disfrutaba o tener emociones y sensaciones con dificultad, especialmente las relacionadas con la intimidad. Los sentimientos de culpabilidad extrema también son comunes.

En raras ocasiones, una persona puede entrar en estados disociativos, que dura desde unos pocos minutos hasta varios días, durante los cuales creen que están reviviendo el episodio, y se comportan como si estuvieran sucediendo de nuevo.

  • La tercera categoría de los síntomas implica cambios en los patrones del sueño y mayor estado de alerta. El insomnio es común y algunas personas con TEPT que tienen dificultad para concentrarse y terminar las tareas. El aumento de la agresión también puede suceder.

Otras enfermedades del TEPT

Las personas con TEPT pueden desarrollar una dependencia de las drogas o el alcohol. Pueden deprimirse. No es raro que un trastorno de ansiedad esté presente al mismo tiempo que el trastorno de estrés postraumático. Además, pueden surgir mareos, dolor en el pecho, molestias gastrointestinales y problemas del sistema inmunológico que podrían estar relacionados con el trastorno de estrés postraumático. Estas enfermedades son a menudo tratadas como enfermedades independientes, y el vínculo con el trastorno de estrés postraumático se dará a conocer sólo si el médico es informado acerca del evento traumático, o si un médico investiga una posible relación con el trauma psicológico.

Tratamiento del estrés postraumático

Los medicamentos pueden ayudar con la depresión y la ansiedad que a menudo sienten las personas con trastorno de estrés postraumático y ayudarles a establecer de nuevo patrones de sueño regulares.

La terapia cognitiva conductual y la terapia de grupo por lo general son considerados los tratamientos más prometedores para el trastorno de estrés postraumático. A menudo son realizados por terapeutas con experiencia en un determinado tipo de trauma, como los consejeros en traumas de violación. La terapia de exposición, en la que el paciente vuelve a vivir la experiencia en condiciones controladas, con el fin de trabajar en el trauma, también puede ser beneficiosa.

La investigación sobre las causas del trastorno de estrés postraumático y su tratamiento están en curso. La determinación de qué tratamientos funcionan mejor para qué tipo de trauma es actualmente objeto de investigación.