Relajación contra el estrés

Consejos de relajación para aliviar el estrés

La relajación puede ayudar a aliviar los síntomas del estrés. Puede ayudarte a calmarte y a retrodecer en una situación estresante.

Relajación contra el estrés

Aunque la causa de la ansiedad no van a desaparecer, es probable que mediante la relajación te sientas más capaz de lidiar con el estrés una vez haya sido liberada la tensión del cuerpo y limpiado tus pensamientos.

Todas las técnicas de relajación combinan una respiración más profunda con la relajación de los músculos.

No te preocupes si te resulta difícil relajarte en un principio. Es una habilidad que debe ser aprendida y que vendrá con la práctica.

El yoga y el tai chi son dos formas de ejercicio muy buenas que pueden ayudar a mejorar la respiración y la relajación.

Respiración relajada

Practica la respiración profunda a la misma hora y en un lugar tranquilo donde no te vayan a molestar durante el ejercicio. Afloja o quítate cualquier prenda de ropa ajustada que lleves encima, como zapatos o chaqueta. Hazte sentir completamente a gusto. Es tu momento.

Relajación para curar el estrés

Siéntate en una silla cómoda donde puedas apoyar tu cabeza. Si no, túmbate en el suelo o en la cama. Coloca tus brazos en los brazos de la silla, o apoyados en el suelo o en la cama a lado y lado de tu cuerpo, alejados un poco de la parte de tu cuerpo con las palmas hacia arriba. Si estás acostado, estira las piernas, manteniéndolas abiertas a la anchura de las caderas o un poco más. Si estás sentado en una silla, no cruces las piernas.

Una buena relajación comienza siempre haciendo enfoque en la respiración. La manera de hacerlo es inhalar y exhalar lentamente y en un ritmo regular ya que esto te ayudará a calmarte.

  • Llena la totalidad de los pulmones con aire, sin forzar. Imagínate que estás llenando una botella, para que los pulmones se llenen desde la parte inferior.
  • Respira por la nariz y exhalando por la boca.
  • Respira lentamente y contando regularmente de uno a cinco (no te preocupes si no puedes llegar a cinco la primera vez).
  • Luego deja escapar el aliento lentamente, contando del uno al cinco.
  • Sigue haciendo esto hasta que te sientas tranquilo. Respira sin detenerte o contener la respiración.

Practica esta respiración relajada durante tres a cinco minutos, de dos a tres veces al día (o cada vez que te sientas estresado).

Relajación muscular profunda

Esta técnica toma alrededor de 20 minutos. Se extiende a la vez hacia diferentes músculos, y seguidamente se relaja, para liberar la tensión del cuerpo y relajar la mente.

Lo primero es encontrar un lugar cálido, tranquilo y sin distracciones. Obtener la comodidad completa, ya sea sentado o acostado. Cierra los ojos y empieza centrándote en la respiración, la respiración lenta y profunda, como se describió anteriormente.

Si tienes dolores en ciertos músculos, o si hay músculos en los cuáles te resulta difícil concentrarte, dedica más tiempo a relajar otras zonas.

Es posible que desees un poco de música relajante para ayudar a la relajación muscular. Al igual que con todas las técnicas de relajación, con la relajación muscular profunda se requiere un poco de práctica antes de que se comiencen a sentir sus beneficios.

Para cada ejercicio, mantén la posición durante unos segundos y luego relaja. Repítelo varias veces. Es útil seguir un mismo orden siempre y a medida que se trabaja la relajación a través de los siguientes grupos de músculos:

  • Cara: empujar las cejas, como frunciendo el ceño, y seguidamente soltar.
  • Cuello: inclinar suavemente la cabeza hacia adelante, empujando hacia abajo la barbilla hacia el pecho, y luego, lentamente levantarla de nuevo.
  • Hombros: tirar de ellos hacia las orejas (encogiéndose de hombros) , y luego relajarlos (dejarlos caer suavemente) hacia abajo hacia los pies.
  • Pecho: respirar lenta y profundamente con el diafragma (por debajo de la costilla inferior) utilizando el conjunto de los pulmones. Luego respirar lentamente, permitiendo que el vientre se desinfle exhalando todo el aire.
  • Brazos: estirar los brazos lejos del cuerpo (como alcanzando algo), y luego relajarlos.
  • Piernas: empujar los dedos de los pies lejos del cuerpo, y a continuación, tirar de ellas hacia el cuerpo, y luego relajarlas.
  • Las muñecas y manos: estirar de la muñeca tirando la mano hacia ti, y estirar los dedos y el pulgar, y luego relajarlas.

Al finalizar los ejercicios pasa un tiempo tumbado tranquilamente con los ojos cerrados. Cuando te sientas listo, estira y levántate lentamente. Especial cuidado al levantarse con prisas, porque podrías sentirte mareado.

Es muy recomendable hacer los ejercicios de relajación mediante la respiración y los músculos a diario, para combatir con el estrés que provocan diferentes situaciones, ya sea el trabajo, los estudios, etc.