Síntomas de la ansiedad

Los síntomas de la ansiedad a veces no son muy evidentes, ya que a menudo se desarrollan gradualmente y, dado que todos experimentamos un poco de ansiedad en algunos momentos, puede ser difícil saber cuánto es demasiado. Por otro lado, el hecho de que los síntomas sean graduales, hace que no nos demos cuenta de hasta qué punto hemos llegado.

Síntomas de la ansiedad

Síntomas comunes de la ansiedad

Entre algunos síntomas más comunes se incluyen:

  • Sofocos y frío
  • Latidos acelerados del corazón
  • Opersión en el pecho
  • Pensamientos obsesivos y conductas compulsivas

Estos son solo algunos de una serie de síntomas que se pueden experimentar. Si estás familiarizado con alguno de estos síntomas y crees que te puede estar ocurriendo a ti, consulta a un especialista que será capaz de guiarte y diagnosticar si tienes ansiedad.

Síntomas del trastorno de ansiedad generalizada

Para que se considere que se tiene ansiedad generalizada, se deben sufrir los síntomas durante 6 meses o más, en varios días:

  • Sentirse muy preocupado
  • No ser capaz de dejar de preocuparse
  • Que la ansiedad dificulte el día a día del paciente e interfiera en su vida cotidiana como por ejemplo, ir al trabajo o al colegio.

Si has sufrido estas situaciones, lee la siguiente lista para saber si has experimentado también algunos de estos síntomas:

  • Sentirse inquieto
  • Sentirse cansado en exceso o fácilmente
  • Dificultad para concentrarse
  • Estar irritable
  • Dolor muscular
  • Problemas para dormir

Si has padecido alguno de estos síntomas, debes consultar a un médico para que pueda realizar el estudio y decir si sufres ansiedad.

Síntomas de la ansiedad

Causas de las fobias

Las fobias específicas así como las fobias sociales están relacionadas con la ansiedad. ¿te has sentido muy nervioso al enfrentarte a un objeto o situación específica? Algunas de las fobias más comunes son:

  • Fobia a volar
  • Fobia a algún animal
  • Fobia a recibir una inyección
  • Fobia a ir a un evento social

¿Alguna vez has dejado de hacer algo por culpa de tu fobia?

  • ¿has modificado tus patrones de trabajo?
  • ¿has dejdo de atender a un evento social?
  • ¿has evitado chequeos de salud?

Síntomas del trastorno del pánico

Los síntomas del trastorno del pánico deben darse durante al menos 10 minutos y coincidiento al menos 4 de estos síntomas:

  • Sudoración excesiva
  • Tambaleos
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Dificultad para respirar
  • Ahogos
  • Náuseas o dolor en el estómago
  • Mareos, aturdimiento o desmayos
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Miedo a morir
  • Miedo a volverse loco

Síntomas del trastorno de estrés postraumático

El estrés postraumático puede darse debido a innumerable situaciones generalmente relacionadas con experimentar o ver una situación dura como la muerte, lesiones, tortura o malos tratos y haberse sentido indefenso o muy asustado.

Cuando este hecho hace que no podamos dormir debido a pesadillas y recuerdos durante al menos un mes y esto nos afecta directamente a nuestra vida cotidiana como por ejemplo, ir al trabajo o salir con los amigos, se puede decir que estamos afectados por estrés postraumático.

Algunos de los síntomas más comunes de este tipo de estrés son:

  • Evitar situaciones que recuerdan al evento traumático
  • Problemas para recordar partes del evento
  • Pérdida de interés en hacer cosas que antes sí interesaban
  • Dificultad para sentir intensamente emociones positivas
  • Evitar pensar en el futuro

Si además has experimentado al menos dos de estos síntomas, deberías consultar con un especialista:

  • Dificultad para dormir
  • Rápida irritación
  • Sensación de estar en guardia
  • Te sobresaltas con facilidad

Síntomas del trastorno obsesivo compulsivo

Es posible que sufras un trastorno obsesivo compulsivo (TOC) si alguna vez:

  • Si has pensamientos o preocupaciones que no son simplemente problemas de la vida real sino problemas imaginarios o que es posible que sucedan en el futuro pero que aún no lo han hecho.
  • Si realizas la misma actividad en varias ocasiones y de manera muy ordenada, precisa y similar cada vez, por ejemplo: lavarte constantemente las manos o ropa, ducharse o cepillarse los dientes.
  • Si te preocupas constantemente por la limpieza, ordenar o reordenar las cosas en casa, en el trabajo o en el coche de una manera muy particular. Si constantemente compruebas que las puertas y ventanas están cerradas y/o aparatos estén apagados.
  • Si te sientes aliviado en el corto plazo al hacer estas cosas, pero pronto sientes la necesidad de repetirlas y realmente al largo plazo reconoces que estos pensamientos y comportamientos no son razonables
  • Si te das cuenta de que estos pensamientos o comportamientos ocupan más de 1 hora al día y/o interfieren con tu rutina normal (por ejemplo, trabajar, estudiar o ver a los amigos ya la familia).