Tipos de estrés

Al pensar en los tipos de estrés hay dos puntos de vista a tener en cuenta (además de si hablamos del "estrés bueno" o el "estrés malo", por supuesto).

  • El estrés desde la perspectiva de un físico
  • El estrés desde la perspectiva psicológica
Tipos de estrés

Probablemente has buscado información sobre el estrés psicológico, y puedes estar interesado en algunos rápidos consejos para aliviar el estrés. Pero si entendemos lo que los físicos tienen que decir, entenderemos mejor lo que es el estrés psicológico. En física, el estrés es una reacción a una fuerza externa. Cuando hay demasiado estrés, un objeto se rompe o cambia de forma.

Dicho esto, en este apartado hablaremos del tipos de estrés psicológico. Podemos hablar de estrés psicológico en función de si es "bueno" o "malo". O bien, podemos hablar de estrés de acuerdo a su línea de tiempo. Se explican a continuación ambas formas de hablar sobre el estrés.

Estrés bueno y estrés malo

Desde una perspectiva psicológica, hay estrés "bueno" y estrés "malo".

Estrés bueno o Eustrés

El Eustrés puede ser divertido, emocionante y lleno de energía, especialmente a corto plazo. Enfréntate a un peligro repentino y resuelve victoriosamente la situación de forma segura, y lo obtendrás emocionado. Como cuando estamos en una carrera para cumplir con un plazo emocionante, vestirnos para nuestra boda, o volando por una pista de esquí. Mantiene nuestros jugos fluyendo.

La cantidad justa de estrés es estimulante y saludable. Llevamos a cabo las tareas más rápido y mejor. Nuestros músculos se fortalecen. Mejora la función del corazón. Aumenta la resistencia. El pensamiento se agudiza. Algunos expertos dicen que el eustrés incluso puede ayudar a nuestro cuerpo a combatir las infecciones.

Estrés malo o Distrés

Por otro lado, sin embargo, tenemos al estrés malo. Cuando pensamos en los tipos de estrés, la distrés es lo que tenemos en mente. De hecho, por lo general lo llamamos "estrés", sin más.

Estos son algunos ejemplos de situaciones que generan distrés:

  • Un camión se desvía a tu carril
  • Un puesto de trabajo perdido reduce tus ingresos
  • Tu o un ser querido estais heridos

Cuando estamos bajo este distrés, solemos cambiar e incluso puede rompernos por dentro. El dolor puede aparecer. Estos son síntomas de distrés que demuestran que este cambio está ocurriendo en tu interior:

Formas de estrés

Síntomas de distrés emocional

  • Ira
  • Irritabilidad y frustración
  • La ansiedad y el pánico
  • Miedo

Síntomas de distrés físico

  • Dolor de cabeza
  • Dolor de espalda
  • Dolor de cuello

Síntomas de distrés con trastornos intestinales

  • Acidez
  • Flatulencia
  • Diarrea o estreñimiento
  • Calambres estomacales
  • Reflujo ácido
  • Náusea

Síntomas de distrés exitantes

  • Aumento repentino de la presión arterial
  • Latido del corazón y palpitaciones rápidas
  • Mareo
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de pecho

Estrés agudo y estrés crónico

Tipos de estrés en una línea de tiempo

El distrés puede venir e irse de repente, o puede quedarse. Los tipos de estrés - o mejor dicho, de distrés - se enumeran a continuación de acuerdo con la forma en que aparecen y permanecen.

El distrés o estrés agudo es el más común de los tipos de estrés. Aparece rápidamente y suele ser de corta duración. Es el estrés más intenso.

El distrés episódico agudo se refiere a una situación en la que el estrés agudo parece ser una forma de vida. La vida está constantemente llena eventos estresantes uno tras otro.

Si tienes malestar episódico agudo es posible que tengas una interminable lista de tareas pendientes, puedes tener problemas para decir no, y puede parecerte que siempre vas con prisa, mientras que rara vez llegas a tiempo. Puedes llegar a ser abrupto, insensible e irritable con otras personas en el hogar, en el trabajo, en el supermercado e incluso en situaciones puramente sociales.

Puedes tener el hábito de preocuparte y participar en culpar al resto. Crees que el mundo es un lugar peligroso, malo y dañino. Y por ello, realmente sufres a causa de esa creencia. Basta con echar un vistazo a la lista de los síntomas anteriores.

La respuesta de estrés agudo episódico en realidad puede convertirse en un hábito que es difícil de romper. Un asesor de la vida y el bienestar empieza un proceso para conseguir un alivio del dolor de este tipo de estrés. Algunos pacientes pueden incluso necesitar la ayuda de un terapeuta o un médico para iniciar la recuperación.

El distrés crónico es el tipo de estrés que surge de eventos de larga duración y de circunstancias que estan fuera de tu control. De acuerdo con Monika Fleshner, una fisióloga neuroimmune en la Universidad de Boulder, Colorado, que ha estudiado el estrés y el sistema inmunológico, dice que "Es sólo en las circunstancias de estrés crónico o extremo, estrés grave, cuando sufrimos los efectos negativos."

Estos son algunos ejemplos de situaciones que causan malestar crónico:

  • Vivir con el conflicto relacional constante
  • Sentirse atrapado en la pobreza
  • Cuidar a una persona con una enfermedad o discapacidad significativa
  • Estar abrumado por un trabajo o sensación de estar atrapado en una carrera donde no te sientes bien
  • Vivir con un trauma no resuelto de la infancia

El distrés crónico a menudo resulta en sentimientos de desesperanza, impotencia y miseria. Sientes que no hay manera de salir de ese estado.

Además de la lista de los síntomas mencionados anteriormente, podría ser que sufras de las siguientes condiciones relacionadas con el distrés en tu vida.

  • Hipertensión
  • Problema de peso
  • Cáncer
  • Úlceras
  • Disfunción sexual
  • Alergias
  • Pensamientos suicidas
  • Anorexia
  • Enfermedad del corazón

Si sufres de distrés crónico, es posible que necesites ayuda de profesionales médicos y de comportamiento, además de un profesional de la gestión del estrés, como un guía de la vida y el bienestar.

Tal vez la parte más difícil del distrés crónico es que la gente simplemente se acostumbra a él. Piensan que es esa la forma de vida que se supone, deben vivir. Pero estar acostumbrado a una situación así no hace que los síntomas sean menos peligrosos para la persona, de hecho hace aún más difícil para ella ser una persona feliz y saludable a la altura de todo lo que es posible cuando la tensión pasa a la clandestinidad.

¿Qué tipo de estrés estás tratando? ¿Quieres ayuda? Hay un montón de maneras de lidiar con el estrés. Existen muchos profesionales que ofrecen consejos rápidos y fáciles sobre cómo lidiar con el estrés en tu vida. También hay entrenadores y guias que ayudan a hacer frente a todos los tipos de estrés a un nivel más profundo. Ayudan a las personas a averiguar cómo convertir el estrés en su vida en un tipo de estrés bueno.

Una de los mejores y más fáciles maneras de hacerlo es a diario. Seguir unas pautas cada día y dedicar un tiempo a tu persona, sin que nadie te moleste. Podrás comenzar a revertir el daño del estrés en tu vida.